El marketing de afiliación es un modelo publicitario en el que una empresa paga una compensación a editores externos para generar tráfico o conduce a los productos y servicios de la empresa. Los editores de terceros se conocen como afiliados y la comisión de comisión los incentiva a encontrar formas de promover la empresa. El marketing de afiliación ha aumentado en importancia con la era de Internet. Tiendas de ventas online popularizaron la práctica mediante la creación de un programa de marketing de afiliación donde los sitios web y los bloggers colocan enlaces a la página de alguna de estas para que un producto que se está revisando o discutiendo para recibir tarifas de publicidad cuando se realiza una compra. En este sentido, el marketing de afiliación es esencialmente un programa de pago por rendimiento en el que el acto de vender a un consumidor en un producto se subcontrata a través de una red potencialmente vasta.
Muchos de nosotros en algún momento hemos pagado demasiado a través del tráfico pagado. Invertimos dinero en anuncios de Facebook y llevamos a las personas a nuestros sitios web, pero no siempre obtenemos las ventas que necesitamos para pagar las facturas. Por otro lado, con el marketing de afiliados puedes estar seguro de que todos tus ingresos sean ganancias puras, ya que no se requiere una inversión inicial pues los afiliados reciben pagos a través de comisiones.

Si te estás planteando en lanzarte al marketing de afiliación, puede que se te plantee otra gran duda:  “¿Cómo saben que has derivado un comprador?”. En este punto entra en juego la tecnología. Cuando un lector de tu blog pulsa sobre el anuncio su navegador recibe una cookie de rastreo. En ella se almacenan, entre otros datos posibles, todos los datos del anunciante así como los del medio de procedencia.
×