Un comerciante de comercio electrónico que desee poder llegar a una base más amplia de usuarios de Internet y compradores puede contratar a un afiliado. Un afiliado podría ser el propietario de varios sitios web o listas de marketing por correo electrónico; por lo tanto, cuantos más sitios web o listas de correo electrónico tenga un afiliado, más amplia será su red. El afiliado que ha sido contratado comunicaría y promocionaría los productos ofrecidos en la plataforma de comercio electrónico a su red. El afiliado hace esto mediante la implementación de anuncios de banner, anuncios de texto y / o enlaces en sus sitios web de propiedad múltiple o por correo electrónico a su clientela. La publicidad puede ser en forma de artículos, videos, imágenes, etc., que se utilizan para llamar la atención de un público sobre un servicio o producto.
2.- Cash back y sitios que reparten sus ingresos con los usuarios: En este caso, se dispone de una base de datos de usuarios registrados con los que se comparten las comisiones por las acciones conseguidas. Los usuarios realizan las compras a través de la plataforma de afiliación y reciben un porcentaje de vuelta. Existen tres tipos diferenciados en este formato de afiliación:
×