Se trata de un sistema por el que el afiliado promociona los productos o servicios del anunciante a través de unos enlaces con los que lleva tráfico de usuarios potenciales clientes a la web del anunciante. Esta empresa comisiona al afiliado siempre que se cumpla el evento acordado (venta de un producto, suscripción a un formulario de contacto o a una newsletter…).
Se basa en una tecnología muy conocida pero poco explicada: las «cookies», que permiten rastrear la información y datos de internet, en este caso los enlaces y banners, de forma adecuada. Una cookie es una tecnología, código de programación, con la que trabajan los navegadores para almacenar diferentes conjuntos de datos sobre el comportamiento y las acciones de los usuarios al navegar por la web: desde qué páginas han visitado, los registros que han hecho, contraseñas guardadas o el contenido que han volcado en un carro de la compra virtual.
Si te estás planteando en lanzarte al marketing de afiliación, puede que se te plantee otra gran duda:  “¿Cómo saben que has derivado un comprador?”. En este punto entra en juego la tecnología. Cuando un lector de tu blog pulsa sobre el anuncio su navegador recibe una cookie de rastreo. En ella se almacenan, entre otros datos posibles, todos los datos del anunciante así como los del medio de procedencia.
×