El marketing de afiliación es anterior al Internet, pero es el mundo del marketing digital, el análisis y las cookies lo que lo ha convertido en una industria de mil millones de dólares. Una empresa que ejecuta un programa de marketing de afiliados puede rastrear qué enlaces traen clientes potenciales y, a través del análisis interno, ver cuántos clientes potenciales se convierten en ventas.
Rentable: El anunciante, normalmente una ecommerce, solo paga si el cliente realiza una acción concreta que le interese. Suelen pedir CPC (pagan según los clicks a enlaces determinados), CPL (conversión del cliente en usuario, ya sea suscribirse, realizar un formulario; es decir, conseguir datos de la clientela) CPA (se paga por la conversión de cada cliente), CPM (se paga por cada mil impresiones) o incluso por revenue share (aquí entran ya comisiones).
Normalmente, el proceso consiste en que el afiliado prueba un producto de una empresa que le gusta y que cree que puede encajar con su público, lo promociona en su blog o web mediante banners, Email marketing, redes sociales o artículos y, por cada venta, cobra una comisión. Si quieres saber algo más sobre el Email marketing, no dudes en echar un vistazo al siguiente artículo:
Rentable: El anunciante, normalmente una ecommerce, solo paga si el cliente realiza una acción concreta que le interese. Suelen pedir CPC (pagan según los clicks a enlaces determinados), CPL (conversión del cliente en usuario, ya sea suscribirse, realizar un formulario; es decir, conseguir datos de la clientela) CPA (se paga por la conversión de cada cliente), CPM (se paga por cada mil impresiones) o incluso por revenue share (aquí entran ya comisiones).
Pero ojo, no se trata de recomendar productos que no merecen la pena, piensa que si una persona ve que recomiendas un producto que no es de calidad, puede perjudicar a tu sitio web perdiendo a ese fiel usuario que dejará de confiar en tí, pero si el producto es bueno, lo mencionas en tu web y te genera un comisión por ello, ¿no es un negocio redondo?
2.- Cash back y sitios que reparten sus ingresos con los usuarios: En este caso, se dispone de una base de datos de usuarios registrados con los que se comparten las comisiones por las acciones conseguidas. Los usuarios realizan las compras a través de la plataforma de afiliación y reciben un porcentaje de vuelta. Existen tres tipos diferenciados en este formato de afiliación:
×