Pero ojo, no se trata de recomendar productos que no merecen la pena, piensa que si una persona ve que recomiendas un producto que no es de calidad, puede perjudicar a tu sitio web perdiendo a ese fiel usuario que dejará de confiar en tí, pero si el producto es bueno, lo mencionas en tu web y te genera un comisión por ello, ¿no es un negocio redondo?


Un cliente llega al blog del afiliado y pulsa en un enlace o banner que le lleva a la ecommerce y si finalmente compra o realiza la acción que la empresa quiere se rastrea el proceso con la cookie gracias a la CJ – Commission Junction, que contiene PID (identificación del sitio), AID (Identificador del anuncio o enlace concreto) y SID (Shopper ID, se registran las transacciones) – que es capaz de identificar al anunciante y valorar ya el importe de la comisión por el servicio.
La compañía: Pretende multiplicar el impacto de su marca, conseguir canales alternativos de venta y en definitiva aumentar las posibilidades de vender a través de la tienda online. Gracias a un intermediario (que es interesante que sea un público afín pero algo más amplio o diferente al que solemos atraer) se consiguen usuarios y clientes potenciales de nuestros productos. No solo consigue eso, sino que puede lograr un incremento considerable de leads y registros e incluso simplemente de tráfico de calidad a la página web.
×